La Granada: un antioxidante por excelencia

La Granada: un antioxidante por excelencia

La granada es una fruta muy peculiar, no existe en la naturaleza una fruta con esta presentación. Es redonda y posee una pequeña corona en la parte inferior. Adentro encontramos sus semillas generalmente rojas (aunque también puede haberlas en una variedad transparente). El árbol que produce estos frutos es originario del Himalaya, su nombre científico es: punica granatum. Su sabor astringente y ácido, a menudo se emplea para postres, ensaladas y jugos.

 

La granada ha sido considerada sagrada por muchas de las principales religiones del mundo. Se ha venerado a través de los siglos por sus propiedades medicinales. Se han utilizado las diferentes partes de la planta para tratar una variedad de condiciones. Está presente en el escudo de varias asociaciones médicas.1

 

 

Esta fruta se cosecha en otoño y es conocida por su gran poder antioxidante.2 De entre todas las sustancias que posee se le confiere mayor poder antioxidante a la punicalagina que es uno de los mayores antioxidantes naturales. La granada también contiene flavonoides, antocianinas (responsable de su color rojo), taninos (ácido elágico, quercetina, punicalagina, etc.) y catequinas similares al té verde.

Los antioxidantes son sustancias químicas que se encuentran predominantemente en las frutas y vegetales, son importantes para reparar el daño que los radicales libres pueden causar a las células del cuerpo y el ADN. Los radicales libres también pueden contribuir al envejecimiento prematuro, enfermedades como el cáncer, diabetes, etc. La granada estimula el sistema inmune3 y puede obligar a suicidarse a las células tumorales.

 

 

Los extractos de las semillas, piel (cáscara) y su jugo han sido efectivos contra los cánceres de mama, próstata, colon, oral, piel y pulmón. Todas las partes de la fruta tienen actividad terapéutica, las cuales también son antiinflamatorias, antidiabetes, protectora del hígado y por supuesto, antioxidantes.4

El jugo de granada puede mejorar la resistencia a la insulina, el nivel de testosterona, el índice de masa corporal y el Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP).5

Algunas investigaciones muestran que beber jugo de granada diariamente puede disminuir la presión arterial sistólica en aproximadamente 5 mmHg.6

A nivel nutricional, la granada posee vitamina C, que ya sabemos que es antioxidante, también posee vitaminas del complejo B, las cuales son importantes para el funcionamiento correcto del sistema nervioso. Esta fruta también se destaca por su alto contenido en potasio, necesario para diversas funciones en el cuerpo. También posee cobre, mineral que interviene en la absorción del hierro.

 

 

Usos y Consumo:

En la actualidad es común ver cremas antiedad con extractos de granadas debido a su alto poder antioxidante y de vitamina C. Sus semillas se consumen en ensaladas, postres, jugos, etc. También es posible encontrar suplementos y su aceite para consumo interno o para uso sobre la piel.

Mi forma preferida para consumir esta fruta es en ensalada, jugo o ingerir sus semillas directamente. Consume granada siempre que estén en temporada, sus beneficios a la salud son innumerables.

 

¿Te gusta la granada?, ¿Cómo la consumes?

 


Related Posts

La Lúcuma: El Oro de los Incas

La Lúcuma: El Oro de los Incas

La lúcuma (Pouteria lucuma), es una fruta cultivada en los valles andinos y originaria del Perú. También es cultivada y utilizada en Chile, Costa Rica y Bolivia. Esta fruta formó parte de la alimentación de las culturas precolombinas y se le llegó a conocer como […]

La Cúrcuma: Beneficios y Propiedades

La Cúrcuma: Beneficios y Propiedades

La cúrcuma (cúrcuma longa) o “turmeric” en inglés son rizomas parecidos al jengibre muy usados en la cocina de la India y en la medicina ayurvédica. Se cultiva en la India y el sudeste asiático, también se produce muy bien en climas tropicales incluyendo el […]



1 thought on “La Granada: un antioxidante por excelencia”

Escribe un comentario:


error: El contenido de esta pagina está protegido.