Germinados de Brócoli: una bomba de nutrición

Germinados de Brócoli: una bomba de nutrición

Los germinados son brotes de semillas llenos de vida y nutrientes. Son de los alimentos menos contaminados que se pueden encontrar. Se pueden consumir en ensaladas o “sándwiches” o como parte de los ingredientes de una batida. A menudo se usan para finalizar y decorar los platos ya que aportan un toque muy elegante.

Cualquier persona puede hacer germinados, sólo se necesitan semillas, agua o tierra, algún germinador o frasco de cristal con una tela tipo mosquitero y una goma elástica. Bajo mi perspectiva, los más fáciles de cultivar son los germinados hidropónicos (sólo necesitan agua). Se pueden hacer dentro de una casa o apartamento, lo que los hace muy convenientes para países donde no se tiene acceso diversos vegetales frescos durante ciertas épocas del año como por ejemplo en invierno.

 

 

Las semillas que se pueden germinar utilizando solo agua son varias: alfalfa, brócoli, clavel rojo, rábano, col, lentejas, garbanzos, etc. En algunos casos se busca que crezca una pequeña plántula hasta que alcance unas 2 a 3 pulgadas y en otros casos (leguminosas) se espera que brote una pequeña cola en el grano. Cabe mencionar, que hay algunas semillas que no deben germinarse para consumo posterior pues resultan tóxicas, tal es el caso de las solanáceas: tomate, pimiento, berenjena y papas.

En esta publicación, quisiera enfocarme en los germinados de brócoli, pues resultan una bomba de nutrición por unos pocos centavos al día. También poseen ciertos compuestos que no tienen otros germinados.

Una libra de semillas de brócoli cuesta alrededor de $20, pero esto hace unas 75 tazas de germinados lo que viene siendo unos 25 centavos la taza.

 

 

El brócoli y los vegetales de la familia de las crucíferas como la coliflor, kale, collards, repollo, etc. poseen un compuesto anti-cáncer llamado indole-3-carbinol (I3C). Este compuesto se convierte en Diindolilmetano (DIM) en el estómago. El DIM puede regular y promover una metabolización más eficiente del estrógeno en el cuerpo. Esto es especialmente importante para las mujeres que sufren trastornos y condiciones hormonodependientes.

El brócoli también posee una compuesto llamado Sulforafano, el cual es creado por una reacción química que ocurre cuando se corta o se mastica brócoli crudo. Esta sustancia es la más potente que existe para desintoxicar la fase 2 del hígado1. Si planeas comer vegetales de la familia de las crucíferas córtalos unos 30 a 40 minutos antes de cocinarlos para que la reacción del Sulforafano ocurra. El Sulforafano actúa como una especie de plaguicida en la planta, es su mecanismo de defensa cuando un insecto la ataca.

Una taza de germinados de brócoli equivale a comer unas 27 tazas de brócoli entero en términos del contenido de Sulforafano. Es como comprar una taza de brócoli entero por un centavo. Ahora, es importante saber que no se debe abusar de lo bueno pues mucho Sulforafano puede llegar a ser tóxico y te puede enfermar. Se recomienda no comer más de 4 tazas al día, ideal comer 1 a 3.

Los germinados de brócoli poseen vitaminas A, B, C, E y K, calcio, magnesio, fósforo, potasio, zinc, clorofila, oligoelementos y aminoácidos.

El consumo de crucíferas y de germinados de brócoli se ha popularizado pues se ha demostrado que está asociado con la reducción de riesgos de cáncer (cabeza, cuello, esófago, estómago, etc.) También se ha demostrado que pueden ayudar a detener la proliferación de células cancerosas2.

 

 

Para hacer germinados de brócoli o cualquier otro que sea hidropónico sigue las siguientes instrucciones:

  1. En un envase de vidrio coloca una cucharada grande de semillas de brócoli.
  2. Cúbrelas con bastante agua filtrada y permite que se hidraten durante unas 5 horas o más.
  3. Una vez hidratadas, cuela las semillas y colócalas en un frasco de vidrio (también puedes utilizar un germinador) tapándolo con una tela tipo mosquitero (con hoyos).
  4. Coloca el frasco en forma diagonal para que escurra el exceso de agua y evitar que las semillas se pudran.
  5. Cubre el frasco con una tela o paño para darles oscuridad mientras van germinando.
  6. Hidrata las semillas 2 veces al día, procurando siempre que escurra el exceso de agua.
  7. Al tercer día puedes quitarles la tela o paño para que reciban luz indirecta y puedan terminar de desarrollarse y ponerse verdes. Deberían estar listos en unos 5 días.
  8. Una vez se hayan desarrollado enjuaga los germinados en abundante agua y remueve las cáscaras de las semillas que quedaron (puedes usar un colador). Ponlos en la nevera ya escurridos para preservarlos. 
  9. Consúmelos en ensaladas, “sandwiches”, galletas, panes, etc.

 

Notarás que el olor de los germinados de brócoli es diferente a los demás y que su sabor también es un poco más fuerte. Vale la pena consumirlos siempre que tengas oportunidad.

 

¿Los has probado alguna vez? ¿Te animas a germinar?

 

Referencias:

  1. Nestle M. Broccoli sprouts as inducers of carcinogen-detoxifying enzyme systems: Clinical, dietary, and policy implications. Proc Natl Acad Sci U S A. 1997 Oct 14;94(21):11149-51.
  2. La alimentación y el riesgo de cáncer, (2019)

Related Posts

Cómo hacer un huerto casero ecológico

Cómo hacer un huerto casero ecológico

Quizás hayas contemplado la idea de realizar un pequeño huerto para tener acceso a frutas, vegetales o especias frescas pero no tienes idea de cómo comenzar. Pensarás que es necesario tener un espacio de terreno grande o una finca para hacerlo, sin embargo, te sorprenderías […]

Aprende cómo hacer Té de Composta para tu huerto – IGTV

Aprende cómo hacer Té de Composta para tu huerto – IGTV

Este video es el primer IGTV de una serie estaré publicando respecto a cómo añadir fertilidad al suelo de un huerto. En esta ocasión se presenta la fermentación aeróbica del Té de Composta.     View this post on Instagram   Aprende cómo hacer té […]



2 thoughts on “Germinados de Brócoli: una bomba de nutrición”

Deja un comentario


error: El contenido de esta pagina está protegido.